Descripción


El Instituto de Productos Naturales y Agrobiología (IPNA) forma parte de la red de centros de investigación del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), Agencia Estatal del Ministerio de Ciencia, Innovación y Universidades (MCIU).

 

La actividad del IPNA abarca desde la investigación básica hasta el desarrollo tecnológico. Sus objetivos son variados teniendo en cuenta que es un centro multidisciplinar con tres áreas científico-técnicas principales:

  • Ciencias y Tecnologías Químicas: Síntesis química, química biológica y química médica, química organometálica, catálisis y química de materiales y nanotecnología.
  • Ciencias Agrarias: Agua en la agricultura, calidad de los suelos, nutrición y fisiología vegetal, fitopatología y fruticultura.
  • Recursos Naturales: Biología de organismos y sistemas terrestres, además de ciencias de la tierra.

 

Los fines del IPNA son la investigación científica y tecnológica, la transferencia de conocimiento a la industria y a la sociedad, la formación de personal investigador y la divulgación de la ciencia a la sociedad.

 

El IPNA se funda en 1990, año en el que se acordó la fusión de dos centros propios, el Instituto de Productos Naturales Orgánicos (IPNO) y el Instituto de Recursos Naturales y Agrobiología (IRNA), el primero del ámbito de Química y Tecnologías Químicas y el segundo perteneciente al área de Ciencias Agrarias.

 

Desde entonces, la actividad científica ha ido aumentando de manera sostenida, cualitativa y cuantitativamente, además de en el Área de Química, que es la primera adscripción del centro, en las especialidades de Ciencias Agrarias, Volcanología y más recientemente en Ecología y Evolución en Islas Oceánicas. Esta riqueza temática supone uno de los principales activos del Instituto, por las potenciales sinergias derivadas de la interacción de estas líneas.

 

El IPNA tiene su sede en el Campus Anchieta de la Universidad de La Laguna (Tenerife), con cuya Institución mantiene diferentes acuerdos para el intercambio de servicios de apoyo tecnológico y la formación de investigadores y la enseñanza universitaria. Al margen, el IPNA está presente en la isla de La Palma a través del Laboratorio de Agrobiología “Juan José Bravo Rodríguez, cuyo fin es el apoyo al sector primario, además de estudiar aspectos relacionados con la Conservación de la Biodiversidad de esta isla.

 

El IPNA, a través de la Delegación del CSIC en Canarias, ostenta la representación del CSIC en la Comunidad Autónoma. De esta forma, el CSIC está representada -entre otros- en los Patronatos de los cuatro Parques Nacionales de Canarias, Plan de prevención de Riesgos Volcánicos de Canarias (PVOLCA) y en varias Comisiones sobre Cambio Climático del Gobierno de Canarias.

 

Historia


Se cumple en el año 2006 el primer cincuentenario de la creación de este Instituto, cuyas actividades comenzaron allá por 1956, cuando el Centro de Edafología y Biología Aplicada de Tenerife (CEBAT), creado por el Excmo. Cabildo Insular de Tenerife, se convirtió en centro propio del CSIC.

Históricamente, el IPNA adquiere su actual configuración cuando la Junta de Gobierno del CSIC acordó en 1990 la fusión de dos centros propios, el Instituto de Productos Naturales Orgánicos (IPNO) y el Instituto de Recursos Naturales y Agrobiología (IRNA), el primero del ámbito de Química y Tecnologías Químicas y el segundo perteneciente al área de Ciencias Agrarias.

El IPNO surgió, a su vez, cuando el Instituto de Investigaciones Químicas de Tenerife, creado por el Cabildo Insular de Tenerife en 1963 como centro coordinado al CSIC, pasó a ser un centro de la red de éste último.

El IRNA se había constituido con ocasión de la unión del recién creado Departamento de Volcanología del CSIC al antiguo CEBAT.

A lo largo de estos años la actividad científica ha ido aumentando de manera sostenida, cualitativa y cuantitativamente, además de en el Área de Química, que es la primera adscripción del centro, en las especialidades de Ciencias Agrarias, en Volcanología y últimamente en Evolución de Sistemas Insulares. Esta riqueza temática supone uno de los principales activos del Instituto, por las potenciales sinergias derivadas de la interacción de estas líneas.